FISIOTERAPIA: Para la disfunción del suelo pélvico

El llamado suelo pélvico es el conjunto de músculos situados en la zona baja del abdomen y en la pelvis. Estos músculos se encargan de funciones tan importantes como la continencia y el soporte de los órganos pélvicos, además de estabilizar la zona lumbar e intervenir en la postura.

La afectación de esta musculatura puede ocurrir en cualquier persona, pero es predominante en mujeres que hayan tenido uno o más partos. Además la caída de estrógenos tras la menopausia agrava esa laxitud muscular, haya habido o no parto vaginal. Por diversos motivos, hablar sobre este tema no es algo muy común y los pacientes ven disminuida su calidad de vida por vergüenza o desconocimiento de que existen formas de tratamiento muy efectivas y accesibles, como por ejemplo la fisioterapia.

Mujer embarazado trabajando el suelo pélvico

¿Qué síntomas provoca la disfunción del suelo pélvico?

Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor lumbar y pélvico, tanto agudo como crónico.
  • Incontinencia urinaria, fecal o de gases.
  • Prolapsos de órganos pélvicos.
  • Disfunciones sexuales.

Todos ellos pueden ser tratados mediante técnicas de fisioterapia y ejercicio físico.

¿Qué tipo de técnicas de fisioterapia se utilizan para el tratamiento?

Dependiendo de la persona y de los síntomas que presente se enfocará el tratamiento de una manera u otra. Algunas de las técnicas utilizadas son:

  • Consciencia anatómica de la zona.
  • Entrenamiento muscular, mediante ejercicios de Kegel dirigidos (contracciones de la musculatura del suelo pélvico) y uso de bolas chinas.
  • Masaje, terapia miofascial, estiramientos y tratamiento de contracturas musculares.
  • Entrenamiento conductual de las rutinas miccionales.
  • Electroestimulación.
  • Ejercicios abdominales e hipopresivos.

Conclusiones y beneficios de la fisioterapia en el suelo pélvico

En conclusión, la fisioterapia en el suelo pélvico es una herramienta muy efectiva y beneficiosa gracias a la cual se puede acabar con problemas como son la incontinencia y el dolor, además de disminuir y controlar los síntomas de los prolapsos en esta zona. Asimismo, sirve para mejorar el bienestar físico de mujeres que busquen quedarse embarazadas, siendo la intervención muy positiva tanto durante el proceso de la maternidad como en el postparto. Ayuda en gran medida a fomentar la comodidad, la salud y la autoestima de muchas personas.

Como aportación más personal os recomiendo también la práctica de pilates, disciplina que práctico en su variedad “con máquina” desde hace 2 años y que os aseguro trabaja mucho el suelo pélvico.

Consulta con profesionales fisioterapeutas que podrán ayudarte a trabajar esta zona tan importante (y no sólo para la mujer).

Hasta el mes que viene!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *