Puncion seca para el dolor

Hace como unos tres años, debido al estrés (ahora sabemos el motivo), a un amigo mio le dolía mucho la zona de la mandíbula. Después de ir al neurólogo y que le derivaran a maxilofacial, la médico le indicó pautas de comida blanda, ibuprofeno, etc. De todas formas consultó con un fisioterapeuta que le dijo que se pasase por la consulta.

Después de realizarle un estudio le pautó masajes en la zona del cuello, mandíbula y cabeza. Fue combinando estos masajes con punción seca en la zona semanalmente y en unos meses el bruxismo desapareció. Pudo ser que el estrés se rebajase si, pero también que tanto las indicaciones de la médico como el trabajo con el fisioterapeuta haya tenido mucho que ver en que el episodio desapareciese por completo. Por eso hoy os voy hablar de este tipo de tratamientos para el dolor.

Se trata de una técnica muy efectiva en el tratamiento de problemas ocasionados por patologías de tipo agudo o crónico derivados de los puntos gatillo miofasciales (PGM).

Dolor miofascial

¿Qué es el punto gatillo miofacial (PGM)?

Es una zona de contractura situada dentro de una banda tensa muscular. El punto resulta doloroso a la compresión, puede evocar un dolor referido característico de dicho músculo. Por lo tanto se trata de un punto hiperirritable o “nudo”. Esta área dolorosa se produce localmente y también puede provocar un dolor reflejo en patrones predecibles, a distancia

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento consiste en una punción del músculo (en una banda tensa situada dentro del PGM) con una aguja estéril de acupuntura, previa asepsia cutánea. Se incide directamente en el punto gatillo miofascial (PGM), realizando varios abordajes sobre éste sin llegar a extraer la aguja. Normalmente se establece una pauta de una sesión semanal. El objetivo es destruir la placa motora, estimular el receptor muscular (huso neuromuscular) disminuyendo de forma inmediata el dolor que tiene el paciente y produciendo una relajación muscular refleja con aumento de la elasticidad muscular

¿Es doloroso para el paciente?

La aguja utilizada es muy delgada y la mayoría de los pacientes ni siquiera sienten que penetra en la piel. Un paciente, con un músculo sano, apenas siente incomodidad con la inserción de esta aguja. Sin embargo, si el músculo es sensible o tiene puntos gatillo activos en su interior, el paciente sentirá una sensación del tipo de un calambre muscular. También puede sentir una reproducción de “su” dolor que es un indicador de diagnóstico, útil para el terapeuta que intenta diagnosticar la causa de los síntomas del paciente. Los pacientes pronto aprenden a reconocer e incluso dan la bienvenida a esta sensación, ya que da lugar a la des-activación del punto gatillo, lo que reduce el dolor y restaura la función normal de la musculatura

¿Quién se puede beneficiar de esta técnica?

Pacientes que presentan problemas músculo-esqueléticos del tipo:

  • lesiones agudas o crónicas
  • Dolor de cabeza o de cuello
  • Espalda, tendinitis, contracturas musculares, “ciática”, dolor de cadera
  • Rodilla, distensiones musculares, fibromialgia, “codo de tenista  o de golfista”
  • Lesiones por sobrecarga, etc.

¿Qué tipo de aguja se utiliza?

La más utilizada es Aguja Punción Seca con guía de Agupunt. Se trata de la única aguja a nivel mundial diseñada específicamente para punción seca. Estas nuevas agujas APS® han sido especialmente creadas y diseñadas para punción seca en colaboración con los más prestigiosos profesores y fisioterapeutas en el campo

Aguja de punción seca

Productos para Asepsia cutánea

Uno de los más utilizados es APS Skin spray con clorexidina, desinfectante activo contra las bacterias para la piel de Agupunt. Es un producto indicado para la desinfección de las manos y la piel.

Si la técnica está bien aplicada, carece de efectos secundarios. Pruébala con tus pacientes y verás los resultados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *